Los padres de hoy están aprendiendo cómo la tecnología puede proporcionar una gran cantidad de información acerca de su hijo, mientras estan fuera de sus vistas.  Muchas herramientas electrónicas son extremadamente accesibles, como mensajes de texto y video enviados al instante atraves de celulares, FaceTime, mensajes por las redes sociales, e incluso monitores para bebes que pueden accederse desde otra habitación o a través de una aplicación.  Algunas herramientas son más escondidas, incluyendo los dispositivos de localizacion,la monitorización remota, gafas de Google grabando videos "encubiertos", o incluso encenderel altavoz del teléfono  cuando un niño está hablando con el otro padre.  Un cliente se pregunta si su hijo está en la casa del otro padre, como el otro padre lo afirma, puede simplemente activar una característica como el "encuentra mi iPhone" y determinar la ubicación del teléfono celular del niño que presumiblemente esta con el.   

Mientras que la tecnología puede proporcionar algunas pistas sobre el tiempo de su hijo en el cuidado del otro padre, Quizas no le pueda proporcionarle la vision completa.  No hay sustituto para la comunicación frecuente y abierta si la paternidad conjunta va a ser exitosa.  Los padres recién separados a veces dudan si pueden confiar en el otro padre para que esté a solas con su hijo, antes de determinar qué tipo de horario compartido de crianza es el mejor.  Ambos padres deben comprender objetivamente que tener una cierta cantidad de  "miedo a lo desconocido" es normal, y para calmar esos temores, los padres deben estar abiertos el uno con el otro sobre cuáles serán los nuevos arreglos de vida cuando los padres no estén viviendo juntos.

Un padre tiene una expectativa razonable de saber dónde está su hijo y si el ambiente es seguro.  Un padre que se niega a proporcionar esta información al otro padre por despecho o por razones de privacidad solo crea distancia y suposiciones.  El intercambio de información es importante, y lógicamente, un padre debe poder preguntarle al otro padre:

  • ¿Cuál es su dirección?
  • ¿tendrá nuestro hijo su propia cama?
  • ¿habrá otros adultos alojados en la residencia? ¿Quiénes son?
  • ¿quién cuidará a nuestro hijo si estás en el trabajo?

            Los jueces de los tribunales de familia no están contentos de escuchar acerca de situaciones en las que los padres interrogan a sus hijos cuando regresan de la casa del otro padre, pero ¿cómo puede saber un padre qué está pasando si no hay comunicación entre ellos? Si el otro padre se niega a comunicarse con usted y está en la oscuridad sobre la situación de vida del niño mientras está bajo su cuidado, obtenga una orden judicial que requiera la divulgación de esta información.  En ausencia de preocupaciones de seguridad y violencia doméstica, los padres deben saber las direcciones de ambos.  Programe un tiempo  para hablar cada semana acerca de los problemas con el niño que pudieran surgir, ya sea por teléfono, Skype o en persona, y cuando un niño mencione algo a un padre, hable con el otro padre él en lugar de transmitir mensajes a través del niño. 

Si tiene alguna pregunta acerca de la custodia o el tiempo de crianza, por favor comuníquese con el grupo de abogados de Wilson Law Group al 612.436.7100 para una consulta gratuita.